¿Qué provoca el linfedema?

     Nuestro sistema linfático está conectado al sistema cardiovascular y cumple funciones para nuestro organismo que son tan importantes como el propio sistema cardiovascular. Juega un papel decisivo como parte de nuestro sistema inmune. Mientras estemos sanos, apenas hay motivos para pensar en el sistema linfático. Solo tomamos conciencia de él cuando se altera, como en el caso del linfedema, por ejemplo.

     ¿Qué es exactamente? El linfedema aparece cuando el líquido linfático no puede fluir hacia el corazón correctamente y se acumula en los tejidos. Se puede comparar con una especia de atasco. Los brazos y las piernas se hinchan y se forma un edema, es decir, una hinchazón crónica.

 

   No obstante, con el tratamiento correcto y una actitud positiva, se puede llevar una vida cotidiana tan normal como sea posible. Porque una cosa es segura: hay modos de mantener el linfedema constante y de disfrutar de la vida al mismo tiempo.

     El linfedema es una inflamación de tejidos blandos bajo la piel que aparece cuando el sistema linfático no puede drenar la linfa.

     El encharcamiento de agua y proteínas en los tejidos provoca la hinchazón. La proteína puede ser el motivo de una inflamación tisular crónica que provoca la formación de fibras de tejido conjuntivo.

   Signos y síntomas.-

El llamado signo de Stemmer es un diagnóstico fiable para reconocer el linfedema. Intente pellizcar la piel (por ejemplo, sobre los dedos de los pies). Si es difícil, o incluso imposible, hablamos de un «signo de Stemmer positivo».

Esto es un signo de linfedema. Además, unos pliegues en la piel más profundos de lo natural sobre las articulaciones, hinchazones en el dorso de la mano y los pies y una piel tensa indican la presencia de linfedema.

Resumen de los signos de identificación de un linfedema

  • Signo de Stemmer positivo
  • Hinchazones asimétricas
  • Pliegues cutáneos naturales muy marcados, sobre todo en las articulaciones de los dedos
  • A menudo hinchazones en el dorso de la mano y el empeine
  • Piel lisa y tensa
     Estadios.-

     El linfedema no se cura. Pero sin tratamiento la enfermedad no se para. La acumulación de linfa en los tejidos provoca, entre otras cosas, un aumento de las fibras de tejido conjuntivo, lo que a su vez limita aún más la función de los vasos linfáticos. Según la gravedad del cuadro cabe distinguir varios estadios:

  • Estadio 0: Aunque existe una lesión de los vasos linfáticos, todavía no hay hinchazón visible.
  • Estadio 1: La hinchazón se desarrolla a lo largo del día, pero desaparece en parte o del todo al elevar el miembro. Si se presiona el tejido con el dedo, se forma un hoyuelo que persiste durante un tiempo.
  • Estadio 2: La hinchazón persiste, incluso tras un reposo prolongado. La piel está dura y elevar el miembro ya no sirve de ayuda. Es difícil incluso imposible hacer hoyuelos en la piel.
  • Estadio 3: Está caracterizado por la hinchazón y los cambios en la piel (por ejemplo, en forma de ampollas que segregan líquido linfático). Otra variante de esta hinchazón se denomina elefantiasis

Pero en todos los casos es aconsejable consultar al médico en la fase temprana (ya en el estadio uno). Este le podrá recomendar un tratamiento adecuado y asegurará que el edema no sigue desarrollándose, sino que se reduce o, al menos, se mantiene constante. De este modo se puede prevenir que el edema siga progresando hasta el estadio 3.

     ¿Cómo se puede tratar el linfedema?

     El linfedema es una enfermedad crónica. Sin embargo, un tratamiento correcto y, sobre todo, a largo plazo logra unos resultados muy buenos. La fisioterapia compleja descongestiva (FCD) ha demostrado dar éxito de forma particular. El objetivo consiste en descongestionar en primer lugar los miembros afectados, como indica el término.

     Al principio la atención se centra en el cuidado de la piel y la higiene. Las zonas afectadas se limpian y se cuidan minuciosamente. Entonces, el terapeuta realiza el drenaje linfático manual antes de aplicar el vendaje de compresión inmediatamente después. Esto estimula el retorno del líquido linfático durante esta fase. Sin los vendajes, el edema podría volver a aparecer después de unas dos horas. Una parte importante del proceso de descongestión es moverse, preferiblemente justo después del drenaje linfático manual y con el vendaje puesto.

     Una vez completada la fase de descongestión, comienza la segunda fase: la fase de mantenimiento. Los cuatro componentes son los mismos que en la descongestión: higiene, drenaje linfático, compresión y actividad física. Pero ahora el vendaje de compresión se sustituye por una prenda de compresión. Normalmente se utilizan las prendas de tricotado plano para ello. Estas son prendas con costura que se confeccionan con material menos elástico y rígido que las prendas de tricotado circular. Las medias de tricotado circular se utilizan más para enfermedades venosas como las varices.

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Yolanda Natal Suárez +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.