A la hora de realizar trabajos manuales que requieran una función de agarre fiable los sistemas de ganchos o manos mecánicas son los más indicados.  Las prótesis mecánicas o de tiro funcionan utilizando la fuerza del cuerpo del usuario de forma indirecta por medio de arneses situados en diferentes partes del cuerpo. Este tipo de prótesis son funcionales pero con  limitaciones de movimientos, ya que necesitan de la energía propia y obligan a hacer movimientos de tensión para su funcionalidad, controlándose mediante correajes que controlan las funciones de la mano y el codo a través de los movimientos del muñón y del hombro.

   El número de arneses de las prótesis mecánicas depende principalmente del nivel de amputación del usuario. En niveles de amputación relativamente bajos, como el de una amputación a nivel del antebrazo, se suele emplear un solo arnés simple. Sin embargo, en niveles de amputación por arriba del codo se suelen emplear sistemas de hasta tres arneses para manejar la mano mecánica.   

Algunos pacientes prefieren emplear ganchos protésicos de trabajo, si bien estos carecen de la discreta apariencia de la mecánica, los ganchos ofrecen un agarre sumamente preciso y fiable. Al igual que la mano, los ganchos de trabajo son abiertos y cerrados por medio de un sistema de tiro controlado por medio de arneses. Estos ganchos están elaborados de resistentes materiales como el acero inoxidable o aleaciones de aluminio. Son especialmente recomendados para usuarios que desean desempeñar labores que requieran precisión, como los trabajos manuales.

CONTACTA CON NATAL, TU ORTOPEDIA EN SALAMANCA, PARA OTROS PRODUCTOS O DUDAS QUE TE SURJAN