¿Qué es un TENS? ¿Y un EMS? En este post te lo contamos.

     Los TENS son dispositivos que generan una estimulación nerviosa eléctrica transcutánea destinada a conseguir analgesia. 

     Se pueden utilizar de dos formas: con la programación convencional, la frecuencia del estímulo es alta y el impulso dura microsegundos. Podrás aumentar la intensidad hasta que se perceptible pero tolerable. Hay otra forma más popular: la baja frecuencia; los impulsos son grandes y la intensidad se eleva hasta llegar a ser molesta. Cada una de estas formas tiene un efecto fisiológico: el primero bloqueando la señal nerviosa periférica y el segundo favoreciendo la secreción de endorfinas en el Sistema Nervisoso Central que son nuestro analgésico natural.

      El uso del TENS no tiene contraindicaciones importantes: no debes utilizarlos si tienes un marcapasos, tampoco se deben colocar en la zona anterior del cuello porque podrían estimular la laringe. Se tiende a evitar en embarazadas sobre todo en las aplicaciones en el tronco.

     Una de sus principales ventajas es su fácil aplicación; basta con colocar los electrodos en la zona dolorida. Además, la mayoría de los dispositivos TENS están diseñados para ser portátiles lo que te permite usarlos en casa o mientras realizas una actividad cotidiana. Tenerlo en casa te permitirá utilizarlo todos los días, lo más recomendable para tratar el dolor crónico.

     Los EMS son dispositivos que generan estímulos eléctricos transcutáneos para provocar contracciones musculares con el objetivo de mejorar la fuerza muscular y el rendimiento deportivo. Se llevan utilizando desde hace tiempo para reforzar o sustituir la actividad muscular voluntaria en muchos procesos de rehabilitación con el fin de mejorar el funcionamiento y la fuerza muscular durante periodos prolongados de inmovilización.

     El músculo reacciona de diferentes maneras dependiendo de la fuerza de la corriente y de la duración y frecuencia de los impulsos eléctricos:

  • De frecuencias bajas (1-10 Hz) junto con impulso tiempos largos, por ejemplo, tener una purificación y relajante efecto a través de contracciones individuales, mediante el cual la circulación en el músculo tratado al mismo tiempo se mejora y eliminación de productos finales metabólicos es apoyado (drenaje linfático). Se mejora el suministro de oxígeno al músculo.
  • Medio (20-50 Hz) frecuencias pueden poner un alto nivel de tensión en el músculo, promoviendo así la estructura muscular, mediante una rápida sucesión de contracciones (fibrilación).

     Los electrodos normalmente se colocan cerca del nervio motor del músculo y la unidad transmite un estímulo a través de la piel, con una selección de patrones terapéuticos específicos. La correcta posición de los electrodos es importante.

 

¡Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Yolanda Natal Suárez +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.